No se como están funcionando otras perreras o servicios municipales a lo largo de nuestra geografía, pero hoy me hago eco de la noticia a través de una octavilla amarilla, y cuyo origen es al parecer de Amnistía Animal.
Dado que es una O.N.G, voy a intentar expandir su mensaje aportando mi espacio y promoviendo esta noticia desde varios medios (Barrapunto y Menéame). Cito el comunicado obtenido desde un foro de mascotas:

“Zaragoza a 24 de noviembre de 2006

COMUNIDADO DE PRENSA

Desde hace tiempo se vienen recibiendo en esta asociación quejas de
ciudadanos al respecto del funcionamiento de la perrera de Movera
dependiente de esa Diputación Provincial de Zaragoza.

De entre todas las quejas concluimos que no hay un protocolo de claro
de actuación, que se funciona sobre la marcha, a unos niveles muy
primarios de recogida de animales y su posterior eliminación una vez
pasados unos plazos, que ni siquiera son los que marcan la ley.

Algunos ciudadanos han mostrado su interés en realizar una labor
onerosa de búsqueda de adoptantes para los animales, pero los responsables
de esta perrera no solo no les han facilitado la posibilidad, sino que la
han entorpecido para que nadie se inmiscuya en su labor.

Es un funcionamiento precario de un servicio público que resulta
incomprensible.

Resumiendo las quejas de los ciudadanos que pasamos a enumerar:

1º No se conocen los plazos y el procedimiento que se sigue con los
animales recogidos. En la web de la DPZ decía que se sacrificaban a los 6
días, cuando la ley 11/2003 de 19 de marzo de Protección Animal en la
Comunidad Autónoma de Aragón establece un periodo mínimo de 3 días para que su propietario pueda rescatarlo (artículo 22, punto 3) y otros 7 para ser
adoptados. Ante las quejas, la DPZ procedió a la modificación en su web,
que no en su funcionamiento.

Un grupo de ciudadanos ha estado intentando adoptar animales con
muchas dificultades. Un día se les decía que los perros eran adoptables y
al siguiente que no. O cuando ya podían ser adoptados, habían desaparecido
de la perrera, ¿quizás vendidos?. No hay control claro de los animales y de
los plazos.

2º El procedimiento de adopción es farragoso.

2.1 Primero se elige el animal, que lo reservan.

2.2 Se va a un banco para hacer el ingreso de la tasa de adopción. Pero
la perrera está en el campo y el banco más cercano está a varios kilómetros.

2.3 Se vuelve a la perrera con el justificante del pago de la tasa y se
entrega en la perrera, pero esto ha de ser otro día, puesto que solo
atienden una hora al día y no da tiempo de pagar y volver.

2.4 Entonces y sólo entonces, el veterinario vacuna al animal y él
instala el microchip.

Pero el veterinario no tiene horario ni día fijo y se demora la adopción
hasta que el profesional pueda acudir.

3º En este proceso puede pasarse perfectamente una semana desde que se
elige un animal hasta que puede llevárselo. Comparando con la perrera de
Zaragoza como referencia más cercana, en que una persona puede llevarse el
animal elegido el mismo día, la conclusión es obvia, la DPZ no cuenta con
un servicio en condiciones para atender a la ciudadanía. Los animales allí
albergados están abocados al sacrificio.

3º Es un centro exclusivo de recogida y eliminación ya que no se fomenta
las adopciones, y lo que es peor, tampoco permiten que ciudadanos lo hagan
de modo desinteresado. Seguramente se oculta que hay venta de perros.

4º Las condiciones de atención dejan mucho que desear.

5º Las condiciones sanitarias, también son discutibles ya que se mezclan
animales sanos y enfermos en los mismos cheniles.

6º Las instalaciones son insuficientes e inadecuadas por lo que los
animales no pueden permanecer mucho tiempo.

7º El acceso es complicado, y muy alejado de la población. Pero lo peor es
que carece de señalización. Y la única señal es para prohibir el paso.

8º Los horarios de atención al público son limitadísimos, con una hora al
día, de lunes a viernes, impidiendo las adopciones. Incluso en ese horario
puede no aparecer ningún responsable si han sido llamados a algún aviso.

Por todo lo anteriormente expuesto, solicitamos de esa Institución
se replantee en serio el funcionamiento del mencionado servicio, y se
proceda a una nueva fórmula en la que se garantice una nueva oportunidad para los animales allí recogidos.

Mientras esto se produce esta asociación junto con otras entidades
promoverán todo tipo de actos de concienciación ciudadana, y de denuncia pública, comenzando con una manifestación que tendrá lugar el sábado 16 de diciembre, desde las 18 h. y que partirá desde la DGA hasta la DPZ, instituciones ambas que tienen mucho que decir al respecto de la protección animal.”

Anuncios